Seleccionar página

EL CRUZADO O «DUELO AL AMANECER»

EL CRUZADO O «DUELO AL AMANECER»

En este período postconfinamiento, dentro de la fase 1 y 2 de la desescalada se ha permitido jugar al pádel pero con la limitación de dos únicas personas en pista. Se ha puesto de moda el famoso cruzado. Vamos a ver cuales son sus normas, como se debe jugar y qué ventajas e inconvenientes tiene esta modalidad

«Habemus pádel» amigos, pero no del todo, digamos que solo la puntita. Para los locos de este deporte ha sido toda una bocanada de aire fresco. Ya podemos calzarnos nuestras zapatillas, poner nuestro grip y volver a empuñar nuestra pala. Sin embargo, hay quienes no han vuelto aún a las pistas. Fundamentalmente por dos factores: por miedo al dichoso bichito del coronavirus; y otro grupo de jugadores, los cuales no se sienten nada atraídos por la modalidad del uno contra uno o cruzado.

Personalmente me encanta el cruzado. Para aquellos que jugamos al tenis en la infancia nos recuerda muchas de las sensaciones que se teníamos con aquel. Es decir, lucha bis a bis, nada de poder trasladar culpas al compañero y mucho sacrificio y desempeño físico. Muchos otros, sin embargo, les cuesta mucho adaptarse a esta modalidad. Debido a que no conciben este deporte sin la ayuda o interacción con el compañero. También puedes ser porque su nivel individual, ya sea técnico, táctico o físico no les permite estar al mismo nivel que en un dobles clásico.

Vamos a describir algunas claves del cruzado para «dummies»:

  1. Lo primero son las reglas. Se puede jugar con primer bote dentro, en esta modalidad solo es válida la bola que bota en primer lugar en el campo contrario. Por supuesto saber que se juega en diagonal, aunque también se podría jugar en paralelo sin problema. El segundo bote aquí no importa donde bote si el primero ya ha botado dentro. La segunda modalidad, más usada por los pro del WPT es la de segundo bote dentro. Aquí lo importante no es donde bote la bola la primera vez sino la segunda. El segundo bote marcará si la bola entra o no entra. Esta submodalidad abre más el campo y permite más «jogo bonito», pero a su vez exige mucha mejor preparación física.
  2. En segundo lugar tenemos a preparación física, ya que si queremos competir de verdad o bien pasar un buen rato es necesario tener un buena base o fondo físico. Todas las bolas las vamos a tocar nosotros ,estamos solos en la mitad de la pista, por tanto el contacto, desplazamientos y golpeos van a ser continuos, sin un respiro ni nevera que valga. Aquellos que han hecho su tabla de ejercicios esta cuarentena tienen mucho ganado. En mi caso me compré un rodillo para bici a precio astronómico que me ha permitido tener una capacidad aeróbica más que digna. Si has estado a cerveza y bocadillo en el encierro aquí es el momento de quemar esos kilos de más y ponerte rápido en forma.
  3. Técnicamente es uno de los mejores entrenamientos. El cruzado es una típica actividad de entreno profesional. Hace que se esté continuamente practicando golpes, exige mucha precisión al tener solo disponible la mitad de la pista y obliga a concentrarse en el gesto de golpeo continuamente, ya que la más mínima distracción acaba con la pelota fuera y el punto perdido. Los ángulos se reducen y el golpeo debe ser extremadamente preciso, momento ideal para comprobar en qué parte de nuestro juego estamos con más lagunas para poder trabajarlo y entrenarlo.
  4. Tácticamente también el cruzado es muy rico y aporta mucha variedad de estrategias. Somos mucho más conscientes de los movimientos propios y del rival al que debemos analizar al detalle para enviar cada bola. Si está atrás, en media pista o en la red. También si sube tapando mas el centro o su zona de drive. Dependiendo de estas variables tenemos que ajustar nuestros golpes, bien para defendernos y sacarlo de la red, para jugar bola corta y muerta o bien para pasar al ataque con bola fuerte y rápida.
  5. Sería una modalidad de uno contra uno o cruzado que me gustaría ver en competición con algunos jugadores del WPT. Creo que se debe diversificar y ofrecer nuevos productos al aficionado. Ver cara a cara a los mejores jugadores del mundo, sin el apoyo de su compañero podría dar una idea muy certera del nivel de cada cual.
  6. No te puedes esconder, en el cruzado se acaba el sempiterno debate sobre qué jugador ha fallado más, cual aporta más puntos ganadores o quien de la pareja es más valioso. Aquí nos quitamos todos la careta y se juega a cara de perro, ni ese compañero al que llamamos para subir de nivel o ese otro que aguantamos para no hacerle un feo.
  7. Por último son tiempos difíciles en general y para el mundo del pádel en particular, saber reciclarse y adaptarse a las nuevas circunstancias pasa por aprovechar cada situación que se plantea. Son muchos los clubes que con enorme éxito han montado campeonatos de cruzado y han obtenido una respuesta inmejorable. Por ello, solo cabe disfrutar hasta que llegue la tan ansiada nueva normalidad.
cruzado

Sobre el Autor

¿Qué te ha parecido este post? Déjanos tu comentario